Trump tiene que irse
KC Hispanic News respalda a Biden como presidente





Trump no ha articulado un plan para un segundo mandato





Algunos votantes tanto en Kansas como en Missouri dijeron que están agotados por todas las mentiras del presidente y su mal manejo del COVID-19 y la política retórica constante proveniente de Donald J. Trump. Joe Biden ha demostrado durante su campaña que puede manejar el trabajo de presidente y devolverá honor y respeto al pueblo estadounidense.



Ha llegado el momento de elegir un nuevo presidente, que esté dispuesto a apoyar a todos los estadounidenses y a todos los inmigrantes y representar a todo el pueblo de los Estados Unidos. En cuatro años en el cargo, Donald Trump ha demostrado que no es esa persona.

El presidente comenzó con el pie izquierdo con la comunidad latina hace cuatro años, cuando se refirió a la naturaleza de los inmigrantes que llegaban a este país desde México. Descartó las razones válidas por las que la gente emigra a “El Norte” y en su lugar abrazó los prejuicios nativistas más feos para diferenciarse de sus adversarios republicanos.

En los cuatro años transcurridos, ha transformado por sí solo al Partido Republicano en un feudo personal, reflejando las verdades más horribles de un hombre que nunca ha sido capaz de comprender los problemas que afectan a la mayoría de los ciudadanos.

Éste presidente, nunca se molestó en saber cómo los inmigrantes ayudaron a construir este país al invertir en negocios familiares que les permitieron establecerse en el sueño americano.

No ha reconocido el sacrificio, que muchas comunidades de inmigrantes, han hecho al servir a su país de adopción cuando el deber los llama, ya sea en el ejército o como los primeros en responder. No ha asumido la responsabilidad de una pandemia que bajo su liderazgo ha provocado muchas muertes innecesarias, particularmente en comunidades marginadas e inmigrantes.

Ha avivado y avivado las llamas del prejuicio, ha reforzado la desconfianza hacia las instituciones democráticas y, en el proceso, no ha logrado infundir la confianza y la seguridad esenciales para gobernar a una población diversa y creciente.

Su largo historial de engaños y mentiras ha puesto a muchos en riesgo. Nada es más emblemático de esto que su reconocimiento a Bob Woodward, en entrevistas grabadas, de que entendió la gravedad de COVID-19 desde el principio, pero que “siempre quiso restarle importancia, porque no quiero crear pánico”.

Sabía de la transmisión aérea del virus. “Va por el aire, Bob. Eso siempre es más duro que a través del tacto. Conoces el tacto, no tienes que tocar las cosas verdad. ¿Correcto? Pero el aire, simplemente respiras el aire y así es como pasa”.

En declaraciones públicas, no solo descartó la gravedad del virus, sino que socavó a sus propios expertos en salud que han pedido máscaras y distanciamiento social como preventivos efectivos para hacer frente al virus.

Olivia Pecina, residente de Kansas City, fue directa en sus críticas al liderazgo de Trump: “Ojalá hubiera gritado en voz alta que tenemos este virus mortal, y como no lo hizo, mi hijo Roberto López murió, y culpo al presidente Donald Trump por la muerte de mi hijo”.

La administración de Trump también es responsable de una política de separación familiar que aisló al menos protegido de todos sus cargos. Los registros judiciales publicados en la última semana indican que los padres de 545 niños no pueden ser localizados o identificados.

La separación tuvo lugar en 2017, bajo un programa de prueba para disuadir a los inmigrantes con niños de intentar el largo viaje hacia el norte. La política de tolerancia cero resultó en la deportación de los padres sin sus hijos. Es muy probable que estos niños nunca vean a sus padres biológicos.

Pero más dañino que cualquier política que haya defendido, es que el presidente no ha articulado un programa significativo que justifique cuatro años más. Su campaña es una serie de promesas vacías y pequeños ataques.

Los dos debates entre el presidente Trump y Joe Biden revelaron el vacío de esta administración. Biden ha abogado por soluciones basadas en la ciencia para lidiar con COVID, incluidas pruebas gratuitas para todos y un programa de rastreo detallado con 100,000 nuevos trabajadores para ayudar a implementarlo. Trump sigue minimizando la pandemia, incluso cuando las muertes en Estados Unidos superan la marca de los 230.000.

Trump continúa promocionando la fortaleza de la economía, señalando al mercado de valores como un indicio de una recuperación que resurge. Mientras que las cifras de desempleo utilizadas por la administración y los medios de comunicación, indican consistentemente una tasa del 7,9%, la tasa de desempleo real es de alrededor del 11%, teniendo en cuenta aquellos que han dejado de buscar trabajo, están sub empleados o tienen un empleo marginal.

Biden, ha pedido el fortalecimiento de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio una mayor inversión en fuentes de energía alternativas con miras a una variación del Acuerdo Verde promocionado por los progresistas del partido aumentos en el salario mínimo e inversión en productos y comunidades estadounidenses.

Trump dice que estas iniciativas cubren una agenda socialista que destruirá el experimento estadounidense, quitará las armas y atacará las opiniones religiosas cristianas. Sus ataques rabiosos a instituciones, historias, políticas y enemigos percibidos están destinados a dividir al electorado. También ha coqueteado peligrosamente con la idea de desafiar la transición pacífica del poder.

La verdad es que gran parte del electorado está agotado por las travesuras de una administración que gobierna por la sede de sus pantalones, alimentada por un miedo patológico a la decencia, la honestidad y las mismas instituciones que se encarga de administrar.

La mayoría de nosotros podemos decir que ya hemos tenido suficiente de este presidente y sus maneras egoístas. No se merece un segundo mandato. Es hora de que el pueblo estadounidense le muestre la puerta de salida. La única forma en que podemos hacer esto es votándolo fuera de su cargo. Millones de personas y yo estamos listos y dispuestos a enviarlo a empacar sus cosas. Ahora es el momento de votar por Joe Biden.

TRADUCE GEMMA TORNERO